Mudanzas el Cid.

Cómo organizar una mudanza, paso a paso

Mudarse no siempre es fuente de estrés y ansiedad. Decidir qué bienes sobrevivirán al traslado, empaquetarlos adecuadamente o actualizar la dirección postal son obligaciones infrecuentes en la vida de una persona. No obstante, esta experiencia puede ser enriquecedora en muchos aspectos, sentando las bases de una vida mejor, la promesa de nuevas amistades o el empleo soñado.

Nada más importante que empezar con buen pie en el nuevo hogar, y por ello muchos interesados se preguntan cómo organizar una mudanza. La planificación, el etiquetado de las cajas, el uso de calendarios y cronogramas o la búsqueda de ayuda profesional pueden marcar la diferencia entre una mudanza llevadera y otra de pesadilla.

6 pasos para organizar una mudanza de forma eficaz

Paso 1: planifica con suficiente antelación

Que las prisas son malas consejeras, es bien sabido. Una adecuada planificación permite adelantarse a necesidades (el aprovisionamiento de cajas, por ejemplo), sobrellevar labores tediosas (el embalaje de bienes) o prevenir incidentes que puedan comprometer la mudanza. Confeccionar una simple checklist es una excelente idea, pues este documento se convertirá en una valiosa hoja de ruta en momentos de desánimo o frustración. Las nuevas tecnologías facilitan algunos aspectos de la planificación de mudanzas. Buenos ejemplos son las apps Sortly, Nextdoor, MagicPlan o MoveMatch, de recomendable descarga.

Paso 2: lista y etiqueta tus bienes

En un segundo paso para organizar una mudanza surge la necesidad de organizar las posesiones para su traslado. Dado que los olvidos y pérdidas son frecuentes durante este trámite, se recomienda confeccionar una lista con los diferentes bienes, agrupando aquellos susceptibles de extraviarse por separado (colecciones de cuadros, de libros, etcétera).

Una vez hayan sido guardados en su caja correspondiente, se recomienda rotularla o etiquetarla, una precaución que ofrece ventajas inestimables. Por ejemplo, maximiza el control de este ‘inventario’ doméstico y elimina el factor lotería durante el desempaquetado, ahorrando tiempo al depositar las cajas en las habitaciones correspondientes a su contenido. Para evitar complicaciones innecesarias, se recomienda usar un etiquetado breve o un sistema de colores (rojo para los objetos del salón, azul para el dormitorio infantil, etcétera) que agilice su identificación.

Paso 3: desecha los objetos en desuso

Complementario del anterior es este tip para organizar una mudanza. La cultura occidental se aleja mucho del danshari oriental, y por ello existe una tendencia generalizada a acumular trastos inútiles. Los traslados brindan una oportunidad de oro para economizar las posesiones y reducir así la carga de trabajo que supone la limpieza, empaquetado y transporte de objetos en desuso, como móviles antiguos, ropa pasada demoda o pilas de periódicos caducados.

Paso 4: organízate con un calendario y un cronograma

Organizar una mudanza paso a paso es un pequeño desafío. Son muchas las fases y tareas a considerar, y en consecuencia se necesita de una herramienta que permite realizar un seguimiento preciso de cada una de ellas en un marco temporal preciso. La solución pasa por el uso de calendarios y cronogramas. Sean digitales o en formado físico, estos recursos facilitan el control de las pertenencias domésticas durante el proceso de mudarse, desde el empaquetado de las mismas hasta su transporte a la futura vivienda.

Paso 5: clasifica los bienes por estancias

Esta recomendación, aunque pueda parecer baladí, minimiza el tiempo y esfuerzo durante el proceso de desempaquetado. En la mayoría de mudanzas se suele agrupar y clasificar las posesiones por categorías (equipamiento deportivo, apartados electrónicos, vasos y cubiertos, etcétera) cuando lo más lógico e inteligente, con excepciones contadas, es hacerlo por estancias. Es decir, almacenar objetos que corresponden a habitaciones y entornos determinados.

Esta práctica, lejos de ser una alternativa resultona, previene equívocos innecesarios, sobre todo en familias numerosas, donde cada dormitorio corresponde a una persona, y las pertenencias de unos y otros podrían confundirse con una clasificación tan genérica como ‘ropa de cama’ o ‘libros’. Por otra parte, una combinación de ambos métodos es perfectamente válida durante este paso para organizar mudanza.

Paso 6: agiliza la mudanza con ayuda profesional

Llegados a este último paso, organizar una mudanza parece coser y cantar, ¿verdad? Un porcentaje significativo de la población no estaría de acuerdo, por la imposibilidad de compaginar el empleo con esta obligación doméstica. Por este motivo, las principales empresas mudanzas, como Mudanzas El Cid, prestan distintos servicios complementarios a su actividad, con el fin de hacer la vida más fácil a sus clientes. Por ejemplo, el embalaje de muebles y objetos, el traslado temporal a guardamuebles y otros servicios de mudanzas, siempre con el máximo cuidado y diligencia.